$1.500

30 cuotas de $157,48
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Descripción

Reedición limitada de "Crónicas Africanas" (2015), el primer libro de Fernando Duclos, que se encontraba agotado. Mientras el periodista argentino recorre el continente asiático siguiendo la Ruta de la Seda y te lo cuenta en @periodistan_ desde la editorial presentamos una oportunidad única para contar nuevamente con el libro que predijo el éxito de Twitter: más de 300 páginas de relatos, mapas exclusivos y fotos a todo color.

¡No te pierdas esta oportunidad de viajar por los lugares menos conocidos de África de la mano de Fernando Duclos!

Escribió José Naranjo, corresponsal de El País en África Occidental: “Es engañoso. Podría parecer que Fernando es un turista más. O un caminante perdido. Pero no es así. Fernando primero llega, luego observa y finalmente pregunta. Habla con todo aquel que se cruza en su camino. Y eso se nota. Sus crónicas están hechas con los ojos, es ante todo un gran mirón. Nada se escapa al ángulo de visión de este taxidermista. Y la tarea no era fácil. África es inmensa, poliédrica, compleja. Alguien me dijo una vez que ‘cuando llegas a África piensas que puedes escribir un libro; al mes dices, bueno, quizás un reportaje; y cuando llevas un año viviendo en ella te das cuenta de que no puedes escribir nada porque nada sabes’. Por eso Fernando es valiente, por eso describe lo que ve. Porque es la mejor manera de contarla.

Pero no es sólo eso, este libro es mucho más que un compendio de experiencias. ‘La masacre de Rwanda empezó en 1918’. Esta frase con la que arranca su crónica 32 condensa el afán de Fernando por darnos contexto. No se limita a contarnos lo que vio en el museo del horror del genocidio, además nos explica los porqué. No se queda en la superficie de una guerra, sino que bucea en las procelosas aguas de las fronteras y los países. Remonta los ríos de la historia hasta encontrar la piedra angular de su relato. Es redondo Fernando Duclos. Es una lectura serena, didáctica. Y no era fácil, insisto.”