$1.000

3 cuotas sin interés de $333,33
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Descripción

Todavía hoy en día, a pesar de los múltiples cambios culturales, insiste una pregunta en el momento de demandar un analista: ¿varón o mujer? Cuando la pregunta no nace en quien consulta, puede ser que quede en manos del interlocutor formularla. La clase de varón o mujer que sea el analista, parece de menor relevancia. En principio, estos términos se revelan como significantes que, antes que una identidad, nombran una atribución. Este libro surgió de un seminario dedicado a investigar esa atribución de sexo al analista.

¿Alcanza con que un analista se autoperciba como mujer para que ocupe una posición femenina en el dispositivo? ¿Qué complicidad viril puede establecerse entre un analizante varón y su analista? Estamos acostumbrados a pensar el lugar del analista en la transferencia a partir de figuras como la del padre o la madre, pero ¿cuál es la raíz sexual de su función? Desde este punto de vista, las páginas de este libro apuntan a releer el carácter erótico del lazo analítico.

Estamos acostumbrados a decir que el analista es una función. Sin embargo, su deseo no es anónimo, lleva huellas de su respuesta ante la cuestión sexuada, cuando esta no se realiza de forma sintomática. Este libro cumple con el designio de poner al analista en el banquillo, cuya presencia no se puede dar por sentada.